A la hora de poner en marcha un cambio no todos las organizaciones disponen de los mismos recursos. Por eso para la ejecución de los proyectos combinamos tres enfoques diferentes:

  • Workshop intensivo (Hoshin). Es una actividad  muy intensiva en tiempo y esfuerzo (días), focalizada en conseguir resultados rápidos como inicio de un proceso de mejora continua.  Su éxito requiere de un equipo dedicado en exclusiva durante un periodo de tiempo corto con todos los medios a su disposición. Da resultados espectaculares que requieren de un periodo de consolidación posterior.
  • Acompañamiento experto.  Se puede plantear como continuación del Workshop o independientemente. Consiste en un soporte periódico por un Ingneiero experto (entre semanal y mensual) que asesora y guía al equipo en el proceso de cambio. Es adecuado cuando el cliente quiere que sus equipos se involucren pero con un ritmo más lento.
  • Ingeniero Residente. Un ingeniero experto se integra en el cliente para gestionar el proyecto e impulsar el cambio cultural. Durante un periodo de tiempo entre 3 y 6 meses y con una alta dedicación (3-4 días por semana). Adecuado cuando el cliente no dispone del perfil adecuado o está en fase de identificarlo pero quiere empezar el cambio.

 

La Gestión del Proyecto comprometida con los resultados asegura una correcta definición: objetivos, fases, recursos.
Es la mejor herramienta para garantizar una visión compartida y transparente.